Las bien es cierto que el dinero es

Posted on

Las bien es cierto que el dinero es

Las riquezas y el materialismoEs normal que cuando a las personas les hablan de riqueza y prosperidad las imágenes que se les viene a la cabeza estén relacionadas a bienes materiales: dinero, casas, carros, celulares, etc.  Hoy en día, el éxito se traduce en abundancia monetaria, lo cual a su vez es sinónimo de felicidad para muchos. En consecuencia, más que prosperidad, lo que las personas buscan es hacerse ricos, y para ello trabajan incansablemente. Sin duda alguna, los medios de comunicación fomentan y estimulan estos fundamentos. No es extraño leer sobre las nuevas y lujosas adquisiciones de artistas famosos, personas millonarias o de las inversiones de un magnate. Estas historias o reportajes incluso detallan en cuánto se valora la fortuna de dichos personajes y se habla del “futbolista mejor pagado” o “la actriz mejor pagada”. Todos estos discursos son comunes y altamente consumidos por las masas.Habría entonces que preguntarnos, ¿por qué le interesa tanto a los medios el estatus financiero y las adquisiciones de las personas adineradas? ¿Y por qué la masa, que suele tener ingresos inferiores, se interesa tanto por consumir este tipo de contenido? Porque vivimos en un mundo en el que ser rico es sinónimo de admiración y respeto, en donde nos acondicionan para creer que solo si hacemos una gran fortuna, podremos ser verdaderamente felices y estar satisfechos con la vida. Pero, ¿es esto realmente cierto? Si bien es cierto que el dinero es necesario para poder tener un estilo de vida cómodo y ameno, también es cierto que no compra la verdadera felicidad. Las personas codiciosas siempre quieren más porque nunca pueden estar satisfechos con lo que tienen, sin importar cuán grande sea su fortuna o cuántos lujos posea. La felicidad o la satisfacción por sus nuevas adquisiciones es efímera y banal porque, en la mayoría de los casos, se aburren rápido de lo que tienen y al final no les queda más nada que hacer con ello sino contemplarlo.La publicidad de las marcas y compañías buscan hacernos creer que sin el producto que nos quieren vender, no estaremos a la moda y seremos dejados de lado por los que sí lo están, que el consumismo y la acumulación desmedida de bienes son sinónimos de plenitud, éxito y felicidad. Sin embargo, esto no es más que una ilusión; la ilusión de que el dinero lo puede y lo cura todo. Todos hemos caído en esas ilusiones y nos hemos desencantado de ellas también, pero si no somos conscientes de ello no podemos evitar volver a caer en los mismo patrones conductuales.Seguramente a todos nos ha pasado que ponemos la mira en algo que realmente deseamos tener. Entonces trabajamos duro y ahorramos para poder comprarlo. Durante ese período de tiempo, el sueño de poder adquirir eso que tanto deseamos es lo que nos motiva a diario para cumplir con nuestros deberes. Y a medida que vamos ahorrando, estamos cada vez más y más felices porque nos estamos acercando cada día un poquito más a cumplir nuestro anhelo. Finalmente, logramos adquirir aquello por lo que trabajamos tan duro y la dicha es casi indescriptible, pero ¿qué tanto dura esa felicidad finalmente? Muy poco, ¿no es cierto? Los días van corriendo y con ellos la emoción va perdiendo fuerza, nos acostumbramos a tener aquello que compramos y, para cuando nos damos cuenta, ya estamos aburridos y empezamos a buscar o a desear adquirir algo más.Esto no quiere decir que debamos privarnos de comprar o darnos un gusto. Por supuesto que no. Pero sí debemos aprender a darle un valor realista a los bienes materiales para así poder hacer adquisiciones más inteligentemente, sabiendo que nada de lo que podamos comprar con dinero podrá satisfacernos de por vida, y que hace falta mucho más que eso para ser verdaderamente felices.

admin
Author

x

Hi!
I'm James!

Would you like to get a custom essay? How about receiving a customized one?

Check it out